Con una recaudación de 3,2 millones de pesos, Roldán superó sus propias estimaciones

RO1304031Si bien los lotes más importantes se mantuvieron dentro de los valores establecidos por el catálogo, su alta cotización -sumada al crecimiento de lo alcanzado por las piezas que los acompañaron- le permitieron redondear 620.000 dólares, según los cálculos oficiales o 360.000 medido en la cifra equivalente a los pesos necesarios para adquir los billetes ese día.
El destacado óleo de Quinquela Martín perteneciente a un buen período del artista, logró captar el interés de un coleccionista que pagó unos 740.000 pesos por “Contraluz” de 90×80 cm.
También fue cauteloso, pero firme, el comprador del clásico “Ombúes” de Nicolás García Uriburu, que pagó por el óleo de 100×140 cm algo más de 300.000 pesos, ratificando a Roldán como el principal vendedor de la obra de este artista.
El mismo tratamiento de precio equilibrado merecieron “Paisaje de San Juan”, pintado por Lino Enea Spilimbergo en 1930, de 50×68 cm, que se pagó 285.000 pesos, prácticamente el mismo valor que recaudó “El futbol mecánico” de 146×114 cm de Luis F. Benedit .
La procedencia y fundición determinaron que los “Acróbatas” de sólo 21 cm de alto con la firma de Pablo Curatella Manes, fuera una de las obras más disputadas de la subasta, que partiendo de una base de 55.000 pesos, elevó las posturas hasta 164.000 pesos, tres veces lo previsto.

Redactado por: Mario Gilardoni Compartir